Empiezan a pagarle a Manolo para que no lo deje

Manolo González fue el masajista del CD Logroñés durante 32 años. Empezó a trabajar gratis en la temporada 1951-1952 y, a la siguiente, cuando fue a pedir que le pagaran algo, le dijeron que no, siendo presidente Víctor Romanos. “Entonces dejo el Logroñés”, contó en 1985. “Lo dejo y me vuelven a llamar y me ofrecen 150 ó 200 pesetas al mes, no recuerdo bien”. Aceptó y regresó, estando en el club hasta 1983.

Comentarios

Publicar un comentario

(*) Campos obligatorios

Buscar

Archivo

Sígueme